Introducción resultados logran la recuperación financiera a

Introducción

 

La economía explica a los mercados a partir de los
ciclos comerciales o económicos, en donde hay periodos de expansión que son
seguidos por periodos de contracción económica de forma sucesiva. En este
sentido, las compañías experimentan etapas de crecimiento, maduración,
estabilidad e inevitablemente, de crisis o declinación.

Best services for writing your paper according to Trustpilot

Premium Partner
From $18.00 per page
4,8 / 5
4,80
Writers Experience
4,80
Delivery
4,90
Support
4,70
Price
Recommended Service
From $13.90 per page
4,6 / 5
4,70
Writers Experience
4,70
Delivery
4,60
Support
4,60
Price
From $20.00 per page
4,5 / 5
4,80
Writers Experience
4,50
Delivery
4,40
Support
4,10
Price
* All Partners were chosen among 50+ writing services by our Customer Satisfaction Team

 

Sin embargo, los periodos de recesión económica no
significan el fin de los mercados ni de las compañías, tan solo plantean nuevos
desafíos y oportunidades –dependiendo de la perspectiva – que, de ser resueltas
satisfactoriamente, permitirán el inicio de un nuevo ciclo económico. Y es en
estos periodos de contracción, cuando resaltan términos como distressed debt o turnaround; pero ¿qué significan?

 

Distressed debt, hace referencia a la deuda de las compañías o Estados que presentan
dificultades para realizar el pago de sus acreencias, compañías que se
encuentran en riesgo de insolvencia y que, por tanto, presentan la oportunidad
de comprar sus acreencias a descuento; mientras que, turnaround, es el proceso mediante el cual, las compañías después
de tener varios periodos con malos resultados logran la recuperación financiera
a partir de la adecuada identificación de problemas y cambios efectivos que
permiten la reactivación operacional.

 

De acuerdo con lo anterior, las compañías en
distrés presentan oportunidades tanto para inversionistas financieros como
inversionistas estratégicos, por tanto, el presente escrito busca plantear una alternativa
para las compañías en reorganización empresarial a partir de la unificación de
los conceptos de distressed debt y turnaround, bajo la estructuración de un
fondo de capital privado que pueda acelerar la recuperación económica de
compañías en proceso de reorganización empresarial; sin embargo, es preciso
indicar que la unificación de estos conceptos no debe ser asociada con los
denominados fondos buitre, ya que el objetivo que plantea el presente texto
está orientado a  la recuperación de
compañías en distrés, mas no a la liquidación de las mismas.

Pregunta problema

 

Si bien la ley 1116 presenta ventajas para la
creación de un marco propicio para la celebración y ejecución de acuerdos de
reestructuración viables, ¿qué alternativas se presentan para acelerar el
proceso de reorganización empresarial?

 

Frase plan

 

La regulación aplicable a las compañías en
reorganización empresarial en Colombia ha cambiado en los últimos años para ser
una normativa pro-empresa y no pro-acreedor; sin embargo, aun presenta desafíos
y oportunidades, en donde surge un fondo de capital privado como una
alternativa eficiente para la rápida y adecuada recuperación económica.

 

 Desarrollo

 

1.      
Normatividad colombiana en materia de insolvencia

a.      
Ventajas y desventajas ley 550 y ley 1116

b.      
Balance de la ley 1116 (Cifras actuales: Validación y reorganización)

2.      
Estructuración de un fondo de capital privado

a.      
Objetivo del fondo

b.      
Mercado objetivo

c.      
Mecanismo de operación

d.      
Funciones del gestor profesional

3.      
Conclusiones

 

 

 

 

 

 

 

Normativa colombiana en materia
de insolvencia

 

Así como los mercados experimentan comportamientos
cíclicos que se derivan de un contexto macroeconómico expuesto a la
incertidumbre; las compañías también perciben periodos de crecimiento,
maduración, estabilidad, shake-out y
declinación; en este sentido, dependiendo de cada etapa, resultará preciso que
las empresas realicen actividades de operación, inversión o financiación.

 

De acuerdo con lo anterior, resulta usual que las
compañías hagan uso de sus capacidades de fondeo para la inversión en activos
productivos, capital de trabajo, desarrollo de proyectos, entre otros. Sin
embargo, al estar expuestos ante la incertidumbre; las variables
macroeconómicas, deficiencias administrativas, fenómenos naturales, la
competencia, proveedores, clientes u otros, pueden generar distrés sobre el
desempeño económico de las empresas, imposibilitando la generación de flujos de
caja eficientes que puedan permitan honrar los compromisos adquiridos con los
acreedores.

 

Ante el escenario propuesto, resulta precisa la
intervención estatal con el objetivo de proteger
el crédito y permitir la recuperación y conservación de la empresa viable como
unidad de explotación económica y fuente generadora de empleo, a través de
procesos de reorganización y de liquidación judicial (Ley 1116 de 2006,
Reorganización y Liquidación Judicial).

 

El anterior, es el objeto del Régimen de
Insolvencia Empresarial de Colombia o Ley 1116 de 2006, mediante la cual se
establecen las disposiciones y criterios generales para acceder y ejecutar un
proceso de reorganización y liquidación. Previo a la ley 1116 de 2006, Colombia
contaba con la Ley 550 de 1999 (reestructuración) y la Ley 222 de 1995
(concordato) que, si bien tenían por objeto preservar las operaciones de forma
viable al normalizar las operaciones comerciales a través del establecimiento
de un acuerdo de pagos con los acreedores, la ley estuvo direccionada a la
recuperación y pago de los acreedores, mas no a una viable recuperación
empresarial. El presente escrito, no pretende discutir en detalle las leyes
precedentes a la actual ley de reorganización empresarial; sin embargo, a continuación,
se presenta una breve comparación entre la normatividad actual y la ley
sancionada en 1999 en pro de la recuperación económica de las compañías.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En
suma, la ley 550 de 1999 es creada con el objetivo de permitir la recuperación
económica de las compañías colombianas ante la crisis de 1999. El resultado de
la misma, fue la creación de un marco normativo que permitiría forjar un
acuerdo de pagos viable a la vez que se buscaba mantener en operación a la
compañía en distrés; a pesar de ello, la normativa estaba encaminada a
preservar y favorecer a los acreedores, pues no contemplaba beneficios
tributarios ni administrativos para la compañía en concordato o
reestructuración, razón por la cual muchas de las empresas que se acogieron a
ley 550 terminaron siendo liquidadas en los años subsiguientes, y en este
sentido, resultó precisa la modificación del régimen aplicable a dichas
compañías en pro de asegurar una verdadera recuperación; de este modo, en el
año 2006 es sancionada la ley 1116 o Régimen de Reorganización Empresarial, la
cual subsanó los vacíos de la previa normativa con el ánimo de preservar a las
compañías como unidades de explotación económica y generadoras de empleo.

 

Con
la nueva legislación, se logró brindar beneficios tributarios y administrativos
a las compañías insolventes, a la vez que se flexibilizó la clasificación y
prelación de pagos, sin descuidar las acreencias más relevantes (empleados,
parafiscales y DIAN). Y todo en pro de reactivar y maximizar la generación de
flujos positivos que pudiesen permitir la reactivación y crecimiento económico.

 

Balance compañías en reorganización

 

A
continuación, se exponen las cifras acumuladas a diciembre 31 de 2017 de las
compañías que han cerrado y celebrado procesos de reorganización empresarial
(ley 1116).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De
acuerdo con los datos publicados por la Superintendencia de Sociedades, a
diciembre de 2017 en Colombia hay 1935 compañías, ya sea en proceso de
reorganización empresarial o en proceso de validación judicial. A partir de los
datos expuestos anteriormente, es posible estimar que el valor de los activos
de dichas compañías excede los 175 mil millones de pesos colombianos; lo cual
deja en evidencia, que el mercado de compañías en proceso de recuperación
empresarial se presenta como una extensa oportunidad de inversión, no solo por
los beneficios tributarios posibles, sino por el amplio portafolio de
oportunidades existentes en la economía colombiana.

Estructuración de fondo
de capital privado

 

La
Asociación Colombiana de Fondos de Capital Privado (ColCapital), define un
fondo de capital privado – FCP, como “un vehículo de inversión administrado por
profesionales especializados, diseñado para realizar inversiones en empresas
que no cotizan en mercados de valores. Los FCP tienen una estrategia de
inversión clara y preestablecida, y un período de duración fijo, que suele ir
de los 8 a los 10 años, los FCP tienen reglas claras de gobierno corporativo
que permiten llevar a cabo el proceso de inversión y reporte bajo los más altos
estándares de disciplina y transparencia, los FCP buscan promover el crecimiento
de las empresas y proyectos en los que invierten, generando utilidades para
todos sus accionistas.”(Colcapital, 2012) En Colombia, se regulan bajo el
decreto 1242 de 2013.  

 

Estructura

 

Los
fondos de capital privado tienen como actores a los inversionistas, las
compañías objeto de inversión, los órganos de control y finalmente los órganos
de administración; en donde los últimos resultan siendo los más relevantes pues
en ellos recae la responsabilidad de generar rentabilidad para los
inversionistas del fondo mismo.

En
este sentido, es el gestor profesional del fondo el actor más relevante en la
actividad de un FCP, pues es el responsable de la administración del
portafolio, es el encargado de la toma de decisiones de inversión y
desinversión; sobre el recae la actividad de gestión, pues sus
responsabilidades comprenden la identificación, medición, control y manejo de
los fondos de capital.

 

 

Propuesta: Fénix FCP

 

Objetivo

 

Fondo
de capital de inversión cerrada, que tiene por objeto realizar inversiones en
empresas acogidas a ley 1116, con el ánimo de agilizar y hacer más eficiente el
proceso de reorganización empresarial. El capital dispuesto para el FCP será
utilizado para tres tipos de operaciones:

 

1.       Inversión
en Equity:

Identificación de empresas y/o activos para adquirir
participación patrimonial, con el ánimo de entrar a gestionar y administrar la
compañía, de forma que en el largo plazo se logre la obtención de rendimientos
a través de la venta de la empresa o sus activos.

 

2.       Proveer
capital de trabajo:

Se busca brindar capital de trabajo a empresas en
1116 las cuales tienen potencial para continuar su operación en el largo plazo,
teniendo en cuenta variables cualitativas y cuantitativas tanto de la empresa
como el sector en el que se desarrolla.  Los rendimientos se obtendrán a través del
cobro de una tasa de interés por los recursos suministrados.

 

3.       Adquisición de activos
estratégicos:

Identificar compañías con activos valiosos para
generar procesos de spin-off o compra
de unidades de negocio de forma individual, generando rentabilidad al generar
relaciones de sinergia con otras compañías del FCP.

 

 

Definición de mercado objetivo

 

Para
definir el portafolio de compañías que podrían ser objeto de inversión del
fondo, es preciso definir un filtro que tenga como punto de partida los
aspectos a nivel macro y que por último evalúe los aspectos micro; lo anterior
tiene como justificación, que al ser inversiones sobre compañías no listadas en
bolsa, resulta difícil acceder a la información de cada una de ellas por lo
tanto, es preciso realizar una clasificación a partir de las variables más
generales, para finalmente evaluar las variables individuales:

 

Mecanismo de trabajo

 

Una
vez ha sido identificada la empresa que hará parte del portafolio del fondo de
capital, es preciso determinar el tipo de adquisición que se llevará a cabo,
teniendo en cuenta que, ante cualquier tipo de inversión propuesto, será
preciso proveer capital de trabajo; pues una compañía en proceso de
reorganización empresarial tiene acceso limitado (muchas veces nulo) a fuentes
de financiación.

 

Sin
embargo, es preciso destacar que el FCP tendrá dos opciones para proveer
recursos a las compañías en distrés:

 

1.       Adquisición de
acreencias:

Será preciso acordar una reunión con los acreedores
de la compañía objetivo, para presentar una propuesta de adquisición de las
acreencias a una tasa de descuento pactada, una vez adquiridas, serán
capitalizadas con el ánimo de pasar a ser accionistas de la compañía y de esta
forma tomar control operativo y gerencial sobre la empresa.

 

2.       Préstamo de recursos:

El FCP podrá proveer recursos de capital de trabajo,
al convertirse en un acreedor post acuerdo
de reorganización, de esta manera se generará una cuenta por pagar sobre la
compañía sin tener que hacer uso de los recursos para acelerar el pago del
acuerdo de reorganización vigente, dicha cuenta por pagar sería capitalizada
una vez se logre negociar el prepago del acuerdo. Esta figura, permite mayor
flexibilidad para la compañía, pues no hace obligatorio el prepago del acuerdo
de reorganización y permitiría liberar mayores flujos de efectivo para la
operación de la compañía.

 

Una
vez realizada la inversión sobre la compañía objetivo, pasará a ser
administrada por el gestor profesional con el ánimo de generar el proceso de turnaround en un plazo estimado en 4 – 7
años, durante dicho periodo, será función del gestor profesional, la
realización de reportes e informes periódicos que permitan evaluar y hacer
seguimiento del rendimiento y evolución de las compañías, además de realizar
una gestión activa para preparar la desinversión de los activos del portafolio.

 

En
suma, Fénix FCP está diseñado para
generar una salida en un plazo estimado de 8 – 10 años, tiempo
significativamente inferior a los plazos usualmente acordados en los procesos
de reorganización empresarial; se contempla que en el periodo de tiempo
mencionado, se deben llevar a cabo las funciones de identificación de los
objetos de inversión, negociación, seguimiento, gestión y finalmente
desinversión de los activos, por lo tanto a continuación se plantean las
funciones precisas del gestor profesional:

 

        
I.           
Generación
Dealflow

Proceso crítico para realizar las inversiones.

Dealflow especializado para la detección de las
compañías adecuadas para el FCP.

Relación con instituciones especializadas en
finanzas corporativas.

Actividades con empresarios para generar
oportunidades de inversión.

       II.           
Análisis
de inversiones

Análisis de las empresas teniendo en cuenta la matriz de
evaluación diseñada por el fondo.

Valoración de la compañía.

Negociación, elaboración de NDA y LOI.

     III.           
Decisión
de inversión

El gestor profesional propone al comité de inversiones la
oportunidad de inversión.

Si procede se presenta la carta de intención.

Redacción y firma del contrato correspondiente

    IV.           
Seguimiento
y gestión

Reuniones periódicas con la administración de las
sociedades dentro del fondo.

Reporte económico y financiero de las compañías y el FCP.

Gestión activa para preparar la venta de la participación
dentro de las empresas.

      V.           
Desinversión

Identificar oportunidades para salir de los activos y
compañías.

Identificados se pide autorización al comité de
inversiones para realizar la desinversión.

 

¿Por qué un fondo de
capital privado?

Conclusiones

Las
compañías desempeñan su actividad económica a diferentes niveles de intensidad
dependiendo de la etapa empresarial en que se hallen, pues al igual que la
economía; las compañías funcionan de acuerdo a períodos económicos que pueden
ser cíclicos o contra cíclicos a las variables y contexto macroeconómico; en
este sentido, así como las compañías experimentan periodos de bonanza y
expansión, es inevitable que deban enfrentar periodos de recesión y declive.
Sin embargo, como ha sido planteado en el presente texto, las dificultades
empresariales no deben significar el fin de las compañías y en este sentido, si
bien han sido creadas diversas normativas con el ánimo de minimizar los efectos
de las crisis en las empresas y formar un marco adecuado que permita la
recuperación empresarial, aun se carece de mecanismos que puedan permitir una
recuperación acelerada a la vez que resulte rentable y eficaz.

 

En
este sentido, el amplio mercado de compañías en proceso de reorganización
empresarial en Colombia se plantea como el escenario ideal para proponer una
alternativa generadora de valor; a la vez que la positiva evolución de la
industria de fondos de capital privado parece brindar nuevas oportunidades para
la estructuración de fondos de capital privado de enfoque diferente.

 

Fénix FCP,
es propuesto como una inversión alternativa enfocada a acelerar el proceso de
recuperación de las compañías en distrés sin dejar de lado la finalidad de los
FCP al brindar rentabilidad para los inversionistas. El FCP propuesto, busca
sacar provecho de las ventajas impositivas y administrativas a que da lugar la
actual ley 1116 y así mismo, se busca tomar ventaja de los gestores
profesionales de fondos con el ánimo de disminuir los riesgos asociados a la
gestión de los activos y compañías dispuestas.

 

En
conclusión, Fénix FCP es una
propuesta enfocada a la generación de valor a través de una relación gana – gana,
para la cual el FCP esta dispuesto no solo a proveer de los recursos, sino de la
experiencia de un equipo altamente especializado, con el único objeto de lograr
un proceso eficaz de turnaround; pues,
el objetivo de una compañía no puede ser la mera generación de recursos para el
pago de acuerdos de reorganización a 10 – 15 años, el verdadero espíritu y foco
de una compañía debe ser la productividad, la generación de empleo y no menos
importante, la generación de valor en el tiempo. 

x

Hi!
I'm Isaac!

Would you like to get a custom essay? How about receiving a customized one?

Check it out